CyDPE 4: Ideas "semilla" e ideas "maduras".


Consejos y desvaríos para escritores es una nueva sección del blog donde, desde mi experiencia, narraré el proceso de una novela, un relato, la corrección, las editoriales... Todo lo que un escritor debe saber o puede encontrarse en el mundillo de las letras. Si eres escritor y te interesa conocer cómo empezar y acabar un proyecto o cómo presentarte a las editoriales, te animo a que sigas todas las entregas.



Hablábamos en entradas anteriores de qué se necesitaba para empezar a escribir. La puedes leer aquí. Pero una vez que tenemos la idea y hemos apuntado lo relevante, ¿qué viene? Parece obvio: empezar la novela. Salvo que, la mayoría de escritores, sobre todo noveles, necesitan un poco más antes de sentarse frente al ordenador y escribir.

Sucede que se tienen dudas. ¿Y cómo sorprenderé al lector? ¿Qué pasa si no sé la mayoría de cosas que ocurrirán? ¿Ni el final? ¿Y si la trama no está clara en mi cabeza? Dudas razonables, y por las cuales muchas personas no se lanzan a la piscina con sus novelas.

Hay que comenzar diferenciando ideas. No es lo mismo tener una semilla que un fruto maduro. Que algo venga a tu cabeza (una trama, un personaje, un diálogo) no significa que tengas el material suficiente para sacar provecho de ella. Como mucho, solo puedes apuntarlo para que no se olvide y dejar que vaya creciendo con el paso del tiempo. A veces en un par de días lo tienes, y otras han de pasar años hasta que la luz se prende de nuevo. Y es que no todos los escritores trabajan del mismo modo, ni piensan del mismo modo, ni desarrollan sus trabajos igual que el escritor de al lado.

Para que lo entendáis: hay escritores que improvisan. No tienen idea de qué van a escribir, solo retazos de capítulos, diálogos o personajes. Con eso comienzan a escribir, se dejan llevar, y les sale bien. Sin embargo, no quiere decir que a todos les funcione. Otros escritores necesitan perfilar hasta el último detalle de lo que ocurrirá, o tener todo pensado de antemano. Lo cual no significa que un método sea mejor que otro. Sencillamente, cada persona tiene la capacidad de responder a los estímulos de esas ideas de forma distinta. Por ello no hay que deprimirse y abandonar una novela.

También funciona el punto medio. Si algo le falta a tu trama, seguramente se te ocurrirá a medida que escribas. Giros, improvisados, personajes nuevos... Lo importante de escribir una historia no es contarla para el lector, sino para ti mismo. Aburre saber lo que ya va a pasar de principio a fin; sin embargo, si a medida que pasa el tiempo, descubres cosas nuevas la escritura se volverá más entretenida y gratificante. Y te ayudará a no dejar proyectos a la mitad.

En conclusión: si tienes claro la base, que es la trama, pero te faltan detalles, no deberías abandonarlo. Es mejor enfrentarse a páginas que corregir que a páginas en blanco. Y, sobre todo, liberar tu imaginación y escuchar las voces de tu personaje para saber con exactitud aquello que quieren contar.

You May Also Like

6 Sombrereros

  1. No sabes lo mucho que me ha ayudado esta entrada, de hecho iba apreguntarte ahora mismo si crees recomendable hacer un esquma de los relatos/novelas (escritos, en general) ya que he intentado muchas veces hacerlo y ceñirme a ello, pero nunca lo he conseguido.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Yo soy de las que piensan que los esquemas son muy importantes, sobre todo en una novela. Personalmente, si no fuera por eso muchas de las cosas que quiero que pasen se me olvidarían. Me gusta saber qué va a pasar, tener la seguridad de que voy a saber acabar el relato, la novela o lo que esté escribiendo. Muchas veces hay que dejárselo a la improvisación, claro, pero a mí me da más seguridad tener los datos base para poder improvisar sobre seguro. No tener toda la historia en la cabeza, porque eso me parece excesivo, pero sí saber por dónde va a ir lo principal y algunas de las cosas más secundarias. También opino, como dices, que dejar algo porque ves que te faltan detalles no hay que hacerlo. Si no escribimos nosotros lo que tenemos en la cabeza no lo va a hacer nadie...

    Me ha gustado mucho la entrada, da mucho en lo que pensar.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. La verdad, yo hago esquemas, pero dejo mucho a la intuición y la improvisación. Sin embargo hay otras en las que la mayor parte de los acontecimientos están grabados a fuego en mi mente. No funciona igual ni para todas las personas, ni para todas las historias.

    Yo he experimentado con ambas y depende de la historia que quiera contar.

    Gracias por tus consejos, me gusta mucho esta sección ^^ Besos.

    ResponderEliminar
  4. Yo hago esquemas de capitulos, con las escenas principales, un pequeño resumen de lo que acontecerá.
    Pero todo lo demás, diálogos, y otras pinceladas, sentimientos, todo eso aunque tengas una idea en tu cabeza más o menos, siempre tienes que improvisarlo...

    Es mi opinión, al menos.

    Genial entrada, guapa!!

    ResponderEliminar
  5. perdona, es que no se donde ponerlo: ¿retrasarás al final el ebook? Es que eso me pareció leer en tu ask (fue allí ¿no?) pero ahora me aparece como error el enlace por el que entro y no puedo comprobarlo; ¿habrá caído o algo?
    Muás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! No, cerré ask. El ebook se retrasa hasta el día 10.

      Eliminar

En la caja de comentarios se reciben todas las opiniones, siempre y cuando no contenga spam y/o faltas de respeto hacia el autor del blog y otras personas. Gracias.