La cantidad de palabras, ¿importa?

A veces, el escritor se obsesiona con avanzar más de lo que realmente puede. Como si el llenar las páginas lo más rápido posible sirva más que simplemente avanzar tanto como la historia pida. Es cierto que hay escritores que son capaces de escribir novelas en una, dos, cuatro semanas. Lo hacen con "facilidad", pero eso requiere un gran desgaste físico y mental. Dormir poco, vivir de cafeína y olvidarse del mundo para escribir. Teclear más rápido no es sinónimo de que la historia que está en proceso vaya al mismo ritmo. Hay veces que las piezas faltan y tardan en aparecer, y no podemos luchar contra eso. Así como tampoco podemos forzarlo.

Es genial cuando hay días en que podemos escribir 2,000 o 3,000 palabras. Incluso 5,000 palabras. Hay quienes quieren escribir 10,000 palabras diarias para terminar pronto la novela. Existen personas que lo consiguen, y existen personas que no pasan de las 1,000. Ninguno es mejor que otro y, desde luego, no aconsejo escribir gran cantidad de palabras al día porque notarás el desgaste cuando pasen los días, y no disfrutarás tanto de la historia.

Personalmente, antes era una de esas escritoras. Mi récord está en 13,000 palabras en una noche (siete horas) y 34,000 palabras en dos días y medio (escribía el fin de Frozen). Me sentí orgullosa de mí misma, ¿qué escritor no lo estaría? Pero sí es cierto que terminé con la cabeza agotada y con necesidad de descanso. Siempre fui una escritora de muchas palabras, en cuanto cogía la hoja en blanco no dejaba de teclar. E incluso hace dos meses escribía 5,000 palabras diarias de una novela a la que estaba completamente enganchada. Pero tanto como escribía, al final me agoté y necesité semanas de descanso y reposo de esa historia.

¿Entonces es bueno o malo? Creo que cada escritor debería disfrutar de escribir, olvidarse de las palabras y lo que diga el contador. No forzarse a sí mismo a ir más allá de sus límites. Aunque si lo confieso, extraño esos días de escribir tanto. Sobre todo cuando sacas todas las cosas que tiene en mente y puede releerlo.

You May Also Like

4 Sombrereros

  1. Me parece que lo más importante es eso, avanzar a tu ritmo. ¿Que es alto? Pues acabas antes. ¿Que es bajo? Pues tardarás más, pero mientras avances da igual.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que estoy muy de acuerdo contigo aunque yo sigo sin conseguir escribir más de dos páginas por capítulo, lo que me frustra tanto como escritora como persona. Pero soy incapaz. ¿Habrá algún truco para llenar más de dos páginas?

    ResponderEliminar
  3. La cantidad de palabras que se pueden llegar a escribir de una sentada depende de muchas cosas: lo clara que se tenga la escena, lo dificil que esta sea, si son más diálogos o más descripciones, el grado de adicción a la historia... todo influye. Un escritor no debe obsesionarse con el número de palabras que consigue producir cada vez que se sienta frente al teclado o la libreta, aunque, como a ti, a mi me pasa que cuando consigo hacer de una vez más de diez páginas me siento bastante satisfecha conmigo misma pese al cansancio mental.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Hollie.
    A mi eso me sucedió. Antes escribía muchísimas palabras en un día. Pero es como que enseguida terminas o estas llegando al final y te das cuenta de que hay cosas que no encajan, y tienes que volver a empezar, y otra vez y otra vez. Y al final no avanzas. O al menos, así fue en mi caso. A otros les ha ido bien.

    Ahora me he puesto más seria y me lo tomo con más calma. Asegurándome que las piezas del puzzble encajan, que todo sucede de manera adecuada y no corre hacia el fin de la historia. Por eso da igual si tardas un mes, un año o varios en escribir tu novela. La cosa es que disfrutes haciéndolo.

    ResponderEliminar

En la caja de comentarios se reciben todas las opiniones, siempre y cuando no contenga spam y/o faltas de respeto hacia el autor del blog y otras personas. Gracias.