Hipocresía literaria.

Una de las quejas que muchos lectores presentan es sobre los personajes homosexuales dentro de la literatura. ¿Por qué son tan escasos? ¿Por qué los dibujan de forma tan errónea? ¿Por qué no existen protagonistas homosexuales en la literatura juvenil, o adulta, en historias románticas, paranormales, etc? ¿Por qué los libros sobre la homosexualidad deben ir en una editorial específica para eso y tienen tan pocas ventas?

Porque el lector es muy hipócrita. Es así. Antes de que salte por ahí alguien diciendo "¡eso no es cierto! Yo no soy así", déjenme decir que tengo argumentos por los cuales rebatir eso, y por supuesto, no estoy generalizando.

Muchos van a leer la típica historia donde el chico y la chica se enamora, pasan por mil dificultades para estar juntos, o para salvar el mundo mientras su amor se gesta con la certeza de que uno de los dos morirá. Y nos encantan esas historias, sobre todo las que están bien narradas, las que te hacen permanecer despierto hasta la madrugada sin dejar de leer.

Ahora nos enfrentamos a la posibilidad de que esas historias de amor sean entre dos chicas o dos chicos, en lugar de una pareja heterosexual. ¿Habría tenido el mismo éxito Los juegos del hambre si Katniss se enamorase de una chica, en lugar de Peeta? ¿O si todas esas distopías, fantasías urbanas y demás libros de éxito actual tratase la homosexualidad como lo que es, algo normal, que ocurre a diario y que puede narrar una historia igual de emotiva que las que leemos a diario? La respuesta es no. No tendría el mismo éxito porque el lector parece asustado de enamorarse de una historia de estas características.


El personaje homosexual está relegado a vivir siendo un mero secundario, normalmente el mejor amigo de la protagonista, ese sabio chico que está para cuando ella se pelea con el protagonista y no sabe qué hacer. El que la empuja a desmelenarse cuando le da la vergüenza, o le recuerda el culo perfecto que el protagonista tiene. Y si perfilamos un poco más, en la romántica adulta, y sobre todo la contemporánea, pasa a convertirse en la típica locaza a la que sólo le falta salir con una bata rosa fucsia y rulos en el pelo.

En serio... ¿qué les pasa a los autores con estos personajes? ¿Por qué denigran así a unas personas que aman igual que un heterosexual? Ser homosexual no significa ser una locaza, o una chica falta de feminidad que no sabe usar el secador ni la laca de uñas. No significa que tenga que llevarse la mano al pecho y jurar por seis santos distintos, como tampoco significa llevar el cabello corto en las chicas homosexuales, ropa masculina y ser más bruta que un granjero.

Los libros que afirman tener una historia entre una pareja homosexual deben llevar una portada que lo deje claro, para que en las librerías los coloquen al fondo, donde nadie los vea. Como si nos fuésemos a sorprender por ello, arrugar el ceño y huir de la librería pensando que todos son unos pervertidos. Pocos son los que abiertamente le dan una oportunidad a este lado de la literatura, tanto lector como autor, porque sabe que es una historia abocada al fracaso. Porque nadie quiere que sepan que lee historias entre dos chicos o dos chicas, como si estuviese prohibido; y el final, aunque nos quejemos que no hay protagonistas homosexuales, la culpa sigue siendo de ese tabú. De ese miedo a que nos miren como si estuviéramos haciendo algo prohibido cuando, en realidad, disfrutamos de una historia más.

Las escasas novelas que contienen un protagonista homosexual decente están casi en extinción. Y, por poner un ejemplo, si conocéis la saga de la Hermandad de la Daga Negra de J. R. Ward, seguro que conocéis el caso donde ella tenía una pareja de vampiros homosexuales. Dos hombres, para ser exactos. Y la autora quería dedicarles una novela porque se lo merecían. ¿El problema? Tuvo que quitar la trama del libro anterior y no seguirla para que aquellos lectores que no quisieran leer sobre la homosexualidad no se perdiese ningún acontecimiento importante y no estuvieran obligados a leer ese libro. Como por si leer una relación sexual entre dos hombres fuesen a ir al infierno. Entiendo perfectamente porqué la autora lo hizo; lo que no logro entender es en qué mundo vivimos que aún no hemos aceptado que el amor es amor en todas sus facetas, no sólo entre un hombre y una mujer, y que una historia entre dos chicas o dos chicos puede ser igual de emotiva, hermosa y atrayente que una heterosexual. Sobre todo en la literatura juvenil.

Lamentablemente, hasta que los lectores no empiecen a cambiar, los autores no se atreverán a sacar el cajón esas historias que ocultan para que no hagan daño a sus personajes con la poca tolerancia y las mentes cerradas de algunos.

You May Also Like

9 Sombrereros

  1. Quizá yo sea de esas personas "cerradas" que mencionas, pero no creo que sea hipocresía, yo leo lo que se me antoja y ya. No leo erótica con sadoMasoquismo porque no me atrae, Simplemente no Conecto con eso. Lo mismo me pasa Con novelas LGBT, no conecto con esas historias. Se que son reales, tan reales como que a muchas mujeres les gusta ser atadas, eso no me va. Respeto a la comunidad LGBT y los admiro por buscar que se les reconozca Como las personas normales que Son sin que se les deba etiquetar de alguna forma, pero de alguna manera Me molesta que si hay gente, como yo, a la que no le guste leer novelas Con personaje homosexual, en ocasiones Sea suficiente para ser llamados "cerrados", homofóbicos, intolerante, etc. Lo cual es curioso Porque están mostrando también mucha intolerancia ante gustos y preferencias distintas.

    Tienes razón, los lectores deben cambiar pero, en lo personal, no deseo "cambiar" porque como dije, NO son historias que me interesen. En realidad, creo que los autores deben ser más fieles a sí mismos y escribir lo que se les antoje. Si van a escribir para darle gusto 100% a otros pues Sus historias LGBT se quedarán en el cajón otro rato. En dado casos la hipocresía no viene sólo de los lectores sino de los autores y, en especial, de las editoriales que son el filtro de esas historias.

    Saludos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas


    1. Me temo que no has entendido en absoluto lo que ha escrito Hollie en el post ;).

      No está hablando de los libros de temática LGBT, de que los tenga que leer todo el mundo, ni nada por el estilo. Está hablando de justo lo contrario: de una normalidad que NO existe.

      Está hablando de que prácticamente no existen novelas de cualquier tipo cuyos personajes protagonistas sean gais o lesbianas. De que si hay novelas así, o no ven la luz, son repudiadas o como acabas de hacer, las clasificas automáticamente como temática LGBT y NO lo son. El hecho de que por ejemplo, una novela de fantasía, de aventuras, romántica o erótica tenga personajes homosexuales no las convierte en novelas LGBT. Siguen siendo novelas del género en el que se han escrito, no cambia nada. O no debería cambiarlo.

      El problema es que como dice ella, a los avances que se han hecho, se sigue tomando la homosexualidad desde algo extraordinario, capaz de levantar revuelo cuando un personaje famoso sale del armario, hasta algo pecaminoso y que provoca repudio.

      Falta todavía muchísima normalidad y el hecho de que se publicasen más novelas así ayudaría a llegar a ese punto en que el hecho de que un personaje sea homosexual o no, no influya en cómo ves al personaje o la historia. Ninguna de las novelas best seller cambiarían un ápice si su protagonista es homosexual en vez de hetero.

      Eliminar
    2. Justo, justo es lo que Elena ha dicho.

      Eliminar
    3. Pensaba intentar aclarar mi punto pero mejor me quedo callada porque no sé cómo decirlo sin sonar mal. Entendí cuál fue el punto de Hollie pero creo que no logré expresarme correctamente.

      Sólo diré que una vez leí que si tenía una historia qué escribir habrá gente que querrá leerlo. Creo que no está en los lectores (al menos no del todo) la responsabilidad de "cambiar" sino también de los autores. ¿Cómo esperan que la gente se acostumbre y vea "normal" algo que ni ellos se atreven a mostrar? Los autores esconden sus historias por miedo, de la misma forma que luego los lectores se esconden para leer. Esas historias de las que habla Hollie, no son historias que yo busque pero sé que hay muchas personas que estarían realmente felices por ver en la librería de la ciudad.

      Saludos.

      Eliminar
    4. No creo que sea solo cosa de los autores, sino también de las editoriales y los clectores. El peso se reparte entre todos, de eso hablaba en mi entrada. Pero como es un debate, yo quiero saber los puntos de vista de todos. Entiendo que cada persona lo ve de un modo, de eso se trata lo de debatir ¿no? A lo mejor tú no quieres leer una historia de fantasía romántica con un romance entre dos chicas, por ejemplo, pero eso es tan normal como que surja el amor entre dos personas de sexo distinto, entre alguien mayor y alguien más jóven, etc. El amor es amor en todas sus formas, pero al parecer, en la literatura donde a lo mejor escribes una distopía o un romance paranormal, no lo es. Siempre es hombre-mujer, como si nada más fuera válido. Una pareja homosexual protagonista no le quita ningún encanto a una historia épica de fondo.

      Eliminar
  2. Hola, me parece una entrada muy interesante, y la verdad, hacia falta.
    Yo soy de las personas QUE BUSCAN este tipo de novelas, y como tu has dicho, casi como que no se encuentran... lo cual, es muy triste. En la literatura juvenil, menos. Yo tengo varias historias con personajes principales homosexuales, y se que no llegaran muy lejos, ¿por qué? Por que lo veo. Es como has dicho, lo esconden, lo dejan apartado a un lado, y si lo encuentras, suerte has tenido. Y es muy triste. Uno de mis libros favoritos es "el corredor de fondo" y es una historia desgarradora, preciosa, y con unos personajes genuinos como ningún otro que haya leído... Pero son dos hombres. Y la gente, aunque se haga la "moderna", se escandaliza.
    Con lo de la hermandad también tiene su punto... lo que se estuvo pensando J.R Ward de juntar finalmente a Qhuinn y a Blay, cuando se lo merecían mucho más que otros personajes heterosexuales de la saga...
    Y otra cosa, aun no he leído ninguna historia protagonizada por dos chicas...
    ¿Realmente? Qué más les da. Mientras la historia este bien contada, y los personajes sean buenos, con una trama llevadera, no tiene porque importante con quien se acueste el protagonista... Cuanta hipocresía... :/

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  3. Por desgracia, la homosexualidad aún es un tema tabú. Eso se aplica también en la literatura.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con esta entrada.
    Hace poco, estuve por Chueca y creo que fueron los primeros libros que había en las entradas de la mayoría de las librerías y de comercios que tuvieran libros. Gente desconocida que deja sus relatos, da igual del estilo, y acaban publicados con portadas totalmente homo pero están al lado de Bécquer, de Góngora o de Megan Maxwell. Ojalá algún día pueda leerle a mis vástagos un libro donde haya un caballero que rescata príncipes indefensos y surge un amor Disney a partir de ahí o que Blancanieves decida que se queda con los enanos y no con el príncipe.
    Sería un gusto ver un mundo donde no sólo la homosexualidad, sino las variaciones de pareja sean aceptadas; y cuando hablo de variaciones digo: un chico delgado con una gorda (o viceversa), en el que las mujeres sean las que llevan el mando y a Grey le gusta que le azoten en el culo.
    También estoy de acuerdo con Lilith que hay autores y editoriales que se dejan llevar por lo que prefiere el publico; se entiende que la editorial busca el dinero del consumidor pero un autor debe también arriesgarse a, quizá, autopublicar esas pequeñas novelas, que quizá no tengan un gran público, pero estoy segura de que mucha gente querrá leer.
    También me parece fatal que las editoriales, independientemente de la trama central y el género literario, se lo salten y digan: “A la estantería del rincón, con los otros ejemplares que nos da vergüenza mostrar”. Es hipócrita e injusto, por mucho que su potencial pública sea hetero. Hay heteros que les encantan las historias de amor homo porque son cosas distintas que no te convierten en un degenerado, por mucho que las abuelas del bus te miren como si estuvieras firmando tu pacto con el diablo, que es lo que yo creo que la gente más teme: lo que se piense de ellos.
    No tengo derecho a opinar sobre lo que la gente debe leer pero sí que me gustaría que se ampliase el abanico un poco más para este tipo de literatura que sufre los estragos de no tener un público de millones.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola ^^
    Entiendo lo que quieres decir, que actualmente las historias cuyo romance es entre una pareja homosexual no se ven del mismo modo que una historia con una pareja heterosexual. Sinceramente, yo no leo literatura en la que el romance es entre una pareja homosexual porque no me resulta... ¿cómo decirlo? ¿cómodo? No creo que sea la palabra más adecuada, pero supongo que es la más se acerca a lo que quiero decir.
    Respeto totalmente a los homosexuales, dos de mis mejores amigas son pareja y tengo a varios conocidos gays. Defiendo sus derechos y los apoyo totalmente, pero aún así me resulta un poco chocante ver (en animes) o leer romances así. No veo ni leo yaoi ni yuri (en manganime: romance homosexual masculino y femenino respectivamente -por si alguien no lo sabe-) porque aunque me parece que la historia pueda ser bonita o interesante, me sigue pareciendo chocante. No creo que sea una hipócrita por eso, es simplemente que, como Lilith, no conecto con esas historias.
    Y eso es algo que abunda entre muchos lectores, igual que también abundan los amantes de ellas. Ni te imaginas la cantidad de fujoshis que existen en España y ninguna se avergüenza de leer historias cuyo romance tiene como protagonista una pareja homosexual. Sinceramente, a día de hoy, no he encontrado ninguna librería en la que libros con romance homosexual estén "escondidos al fondo de la estantería". Es más, puedo ponerte como ejemplo Ángeles en Tokio, un libro que en el momento de su publicación tuvo bastante bombo y el tema central de la historia era un romance gay. El libro era bastante malo, todo hay que decirlo, pero por lo mal escrito que estaba y lo mal llevada que estaba la historia, no por el romance. ¿Que no abundan los libros con historias así? Pues no. Pero no creo que estén tan discriminados como dices.
    La literatura erótica también era algo tabú. ¿Que te vieran en el metro leyendo una novela en cuya portada sale un fortachón descamisado con una mujer semidesnuda a sus pies -clásico ejemplo de portada en novelas rosa eróticas-? Era morirte de la vergüenza. Y, sin embargo, después del boom que pegó 50 Sombras de Grey, ahora salen novelas eróticas hasta de debajo de las piedras. Tantas que ya cansan. Tantas que han dejado de tener sustancia y son historias de sexo y nada más. A nadie le da ya vergüenza que la vean leyendo un libro erótico en el metro o en una cafetería.
    Supongo que llegará el día en el que pasará lo mismo con la literatura con romance homosexual. Llegará una autora o un autor que escribirá una historia genial con una pareja homosexual, se volverá viral, y empezarán a salir libros de ese tipo por doquier. Fíjate si no también en Prohibido de Tabitha Suzuma. ¿Qué puede haber más tabú que el incesto? Y, sin embargo, triunfó. Y salieron más libros con temática con incesto. No tantos, porque el incesto es muchísimo más tabú que la erótica y la homosexual, pero ahí está.
    No creo que sea tanto cuestión de los lectores. Cuando un autor con una buena historia (dejando de lado el romance homosexual, hablo de una historia de fondo buena) decida colocar a sus protagonistas como dos personajes del mismo sexo que se enamoran, y una editorial deje de lado sus estúpidos criterios de ventas (igual que en su momento los dejó de lado la que editó y publicó a E.L. James) y le publique, será cuando las cosas cambien. Porque los lectores ya leen historias de ese tipo, sólo que las editoriales no las publican. Y, te puedo asegurar, que hay muchos lectores que exigen y piden por historias así (no veas lo mucho que arañan algunos lectores para que las editoriales de manga españolas traigan yaoi y yuri).
    Besitos :)

    ResponderEliminar

En la caja de comentarios se reciben todas las opiniones, siempre y cuando no contenga spam y/o faltas de respeto hacia el autor del blog y otras personas. Gracias.